GM 1937, Amazon 2021: ¿De qué lado estás?

first_imgGeneral Motors 1937, Amazon 2021 Por lo tanto, la lucha plantea la pregunta de la famosa canción sindical: ¿De qué lado estás? Las condiciones en las líneas de montaje de GM no eran tan diferentes de las de Amazon. Uno de los principales problemas que motivaban la lucha por la representación de la UAW era el famoso “speedup”, cuando la dirección hacía correr más rápido el montaje en movimiento para aumentar la producción. Las empresas ricas estaban unidas en su oposición a los sindicatos. Contrataron a matones mercenarios de la famosa organización antisindical Pinkerton. FacebookTwitterWhatsAppEmailPrintMoreShare thisFacebookTwitterWhatsAppEmailPrintMoreShare this Esto es una rotunda mentira. “En 2019, Amazon registró 14.000 lesiones graves en todos sus centros de cumplimiento, lo que equivale a una tasa de lesiones de 7,7 lesiones graves por cada 100 empleados, encontró Reveal. Eso es casi el doble del estándar más reciente de la industria, según Reveal. Amazon también puede estar subregistrando las lesiones de los trabajadores del almacén”. (cnbc, 29 de septiembre de 2020) Una vez ganada la representación sindical, la batalla no ha hecho más que empezar. Luego viene la lucha por conseguir un contrato decente. Podría ser necesaria una huelga, y los partidarios del sindicato podrían ser despedidos. Amazon podría amenazar con cerrar el almacén, como ha hecho Walmart cuando se organizaron las tiendas. La campaña para organizar a Amazon es comparable en importancia a la obtención del primer contrato sindical de GM en 1937. Tácticamente hay diferencias entre una elección con voto secreto y una huelga, ya sea un piquete exterior o una ocupación. Pero la esencia de clase es la misma: el trabajo contra el capital.  Amazon se jacta en su sitio web de que sus trabajadores ganan 15 dólares por hora -una reciente concesión al movimiento masivo de trabajadores de bajos salarios, Fight for $15- y tienen beneficios de salud. Bessemer tiene una tasa de pobreza del 25%, y el 19% de los residentes no tienen seguro médico. Alabama es uno de los 21 estados que todavía tienen un salario mínimo igual o inferior al mínimo federal de 7,25 dólares la hora. Los organizadores del recién creado Congreso de Organizaciones Industriales reconocieron la clave del éxito futuro: Una victoria en GM tendría un efecto domino, inspirando exitosas campañas sindicales en una serie de industrias. Pero no sería fácil conseguir que GM hiciera lo que juró que nunca haría: reconocer un sindicato. Fue necesaria una ocupación de 44 días de las plantas de GM en Flint, Michigan, para forzar la mano de la empresa. Amazon -que comercializa su dispositivo de monitorización, el Modjoul SmartBelt a otras empresas- afirma que está diseñado “para que puedas priorizar las áreas de atención para la seguridad y la productividad”. Lo que más se necesita es una solidaridad masiva y global. Ninguno de nosotros está muy lejos de un almacén de Amazon o de una tienda de Whole Foods donde podamos poner un piquete de solidaridad. Esta fuerza laboral de mayoría afroamericana no sólo se enfrenta al hombre más rico del mundo, el director general de Amazon, Jeff Bezos, sino también a la segunda empresa más grande de Estados Unidos, y la novena del mundo. Amazon, incluida Whole Foods, propiedad de Amazon, tiene 1,37 millones de trabajadores sólo en Estados Unidos. Esta cifra no incluye a los repartidores. Amazon tiene la mayor capitalización bursátil -basada en el valor de las acciones y el número de acciones en circulación- de todas las empresas del mundo.center_img Ahora, menos de un año después de que el almacén de Bessemer abriera sus puertas el pasado mes de marzo, al menos 2.000 trabajadores de Amazon han firmado tarjetas sindicales, suficientes para que la NLRB ordene unas elecciones. Entre los trabajadores que no eran bienvenidos en la AFL estaban los obreros negros del acero de Bessemer. Fue necesario el sindicato Mine, Mill and Smelter, dirigido por el Partido Comunista, para organizar las fábricas del sur profundo. Los trabajadores negros de la siderurgia del sur fueron una parte importante de la historia laboral en los años 30. Incluso hoy la conciencia sindical es alta en Bessemer. Allí, en el almacén BHM1 de Amazon, miles de trabajadores luchan por un sindicato. A pesar de las estridentes objeciones de Amazon, la Junta Nacional de Relaciones Laborales está llevando a cabo una elección de representación sindical por correo. Desde el 8 de febrero hasta el 29 de marzo, los trabajadores enviarán por correo las papeletas indicando si quieren ser representados por el Sindicato de Trabajadores de Minoristas, Mayoristas y Grandes Almacenes, afiliado a United Food and Commercial Workers. Existen paralelismos históricos entre la lucha actual y un período anterior de feroces batallas de clase: la década de 1930. La mayor empresa del mundo era entonces General Motors, cuyo presidente, Alfred P. Sloan, era el ejecutivo mejor pagado del mundo. Los trabajadores eran vigilados por la elaborada red de espías de la empresa GM. Los partidarios del United Automobile Workers escondían sus botones sindicales bajo el cuello de la camisa. Bessemer, Alabama, situada en las afueras de Birmingham y con una población de 26.500 habitantes -alrededor de un 75% de afroamericanos- se ha convertido en un foco central de toda la lucha de clases.Solidaridad con la huelga de brazos caídos de Flint dentro de las plantas de GM Teniendo en cuenta esto, conseguir un trabajo en Amazon podría parecer un golpe de suerte. Pero el salario no es suficiente para mantener a una familia en 2021. Además, 15 dólares por hora ni siquiera se acercan al valor que los trabajadores de Amazon producen para el CEO Bezos, cuya riqueza se expande a un ritmo actual de ¡$2.537 dólares por segundo! Lo que está en juego en la batalla actual no podría ser mayor – con ramificaciones para los trabajadores de Amazon en todas partes y, en última instancia, para la clase obrera mundial. Los trabajadores de la BHM1 de Amazon necesitan saber que la clase obrera internacional les respalda. Eso inclinará la balanza y les ayudará a ganar contra el cibermillonario más rico de la historia de la humanidad.  El 11 de febrero se cumple el 84º aniversario de la victoria en la famosa huelga de brazos caídos de Flint. En 1937, hubo más de 500 sentadas y otras huelgas en las que participaron trabajadores de la siderurgia, la industria cárnica y otras plantas, así como del comercio minorista, la hostelería y el sector público. Tras la victoria de los trabajadores de Flint, los sindicatos del CIO crecieron exponencialmente, incorporando al movimiento obrero a trabajadores industriales que la conservadora Federación Americana del Trabajo, basada en la artesanía, había descartado. Amazon ha lanzado un sitio web de propaganda, “Hazlo sin cuotas”, destinado a conseguir que los trabajadores de Bessemer voten en contra de la representación sindical. Hay miedo e intimidación; el voto mayoritario no está garantizado.  Las condiciones de trabajo, descritas como “agotadoras”, son insoportables. Se utilizan cámaras y software espía desarrollados por la propia Amazon para controlar la productividad de los trabajadores, las pausas para ir al baño y cualquier tipo de “datos relacionados con el movimiento humano, la ubicación y el entorno”, según presume la empresa. Se vigila a los empleados para que defiendan a los sindicatos.last_img read more

Anomalous mid-twentieth century atmospheric circulation change over the South Atlantic compared to the last 6000 years

first_imgDetermining the timing and impact of anthropogenic climate change in data-sparse regions is a considerable challenge. Arguably, nowhere is this more difficult than the Antarctic Peninsula and the subantarctic South Atlantic where observational records are relatively short but where high rates of warming have been experienced since records began. Here we interrogate recently developed monthly-resolved observational datasets from the Falkland Islands and South Georgia, and extend the records back using climate-sensitive peat growth over the past 6000 years. Investigating the subantarctic climate data with ERA-Interim and Twentieth Century Reanalysis, we find that a stepped increase in precipitation across the 1940s is related to a change in synoptic atmospheric circulation: a westward migration of quasi-permanent positive pressure anomalies in the South Atlantic has brought the subantarctic islands under the increased influence of meridional airflow associated with the Amundsen Sea Low. Analysis of three comprehensively multi-dated (using 14C and 137Cs) peat sequences across the two islands demonstrates unprecedented growth rates since the mid-twentieth century relative to the last 6000 years. Comparison to observational and reconstructed sea surface temperatures suggests this change is linked to a warming tropical Pacific Ocean. Our results imply ‘modern’ South Atlantic atmospheric circulation has not been under this configuration for millennia.last_img read more